Saltar al contenido

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

mayo 23, 2018
No pagar tarjeta de credito

Muchas veces nos encontramos en situaciones que de una manera u otra se nos pueden haber salido de las manos, esto pasa comúnmente cuando de dinero se trata. Algunas personas tienden a pedir créditos, los cuales consisten a conseguir prestada cierta cantidad de dinero a familiares, amigos, y mayormente a las entidades bancarias, y cuando llega el momento de pagar, se pueden ver en una situación nada agradables, ni para el prestamista ni para nosotros como deudores. Si el caso es entre familia o amigos se puede llegar a un acuerdo entre ambas partes, pero si el caso es que pediste un crédito en algún banco, llegó la fecha y no puedes pagar, la situación se vuelve más complicada. ¿Qué pasa si no pagas tu tarjeta de crédito?

Tarjeta de crédito, deudas aplazadas

Para solicitar una tarjeta de crédito, es necesario cumplir con un buen historial crediticio. Esto es importante al momento de solicitar un financiamiento mayor, bien sea para emprender un negocio para adquirir un vehículo, una casa, o cualquier otro bien que debido a su alta cuantía te obligue a endeudarte. Para muchos, las tarjetas de crédito representan sólo dinero gratis, lo cual es uno de los errores que te pueden llevar a ser deudor.

Compras aplazadas

La tarjeta de crédito es una pequeña y práctica herramienta de pago que te permite realizar compras y pagar más adelante. Esto significa que compras a crédito y no de contado, teniendo así una holgura financiera positiva y favorable, ¿Qué quiere decir esto? Que estas comprando con dinero prestado, y que en un tiempo determinado tendrás que pagar o habrá consecuencias desagradables. Las tarjetas de crédito suelen proceder de las entidades bancarias, por lo que muchas personas se plantean esta pregunta.

Consecuencias de no pagar tu tarjeta de crédito

Debes tener en cuenta que en ningún caso y bajo ningún concepto el banco puede llevarte a la cárcel, no importa la cantidad que sea la deuda en la tarjeta de crédito. Lo que sí debes saber es que la entidad bancaria puede decidir demandarte y embargarte. Esto quiere decir que se puede quedar con lo que tenga el aval de la tarjeta o con las propiedades del dueño de ella. Cada banco trabaja de cierta manera, sin embargo, todas se asemejan.

Existen países donde se establece que tu salario puede ser embargado en caso de tener deudas, Es decir: podrán quitarte, por la vía legal, parte de tus ingresos.

Si tienes cualquier tipo de cuenta en el banco con el que adquiriste la deuda, es muy probable que hayas firmado un contrato en el que autorizas al banco a cobrarse de allí la deuda, pudiendo hacer este proceso de una manera completamente legal.

En ningún caso podrás ir a la cárcel si no pagas tu tarjeta de crédito, pero te vas a embarcar en una oleada de deudas, quebraderos de cabeza, incomodidades y estrés, que pueden llevarte a problemas de salud, que te quitarán el sueño y tendrías los típicos problemas de dormir poco.

Intereses de demora

Después de 72 horas es posible que tu tasa de interés sufra un cambió nada agradable, y es que tu cuenta se moverá a una tasa más alta, y se aplicarán cargos por cobranza.

Si han transcurrido dos o tres meses sin pagar el crédito, el banco se pondrá en contacto contigo por teléfono o correo electrónico, informándote de la situación. Por lo general sus agentes tienen a ofrecerte alguna solución, pero también, dependiendo de tu historial crediticio, están en la facultad de exigirte la cancelación de los pagos retrasados, los cuales incluyen altos recargos de intereses por demora. En este lapso de tiempo, serán muy frecuentes las llamadas para recordarte lo que está pasando, y de hecho, el banco puede contactar a las referencias que incluiste al momento de solicitar la tarjeta de crédito, para notificarles que estás moroso. El fin de esto no es más que el de ejercerte mayor presión para que pagues cuanto antes.

La penalización aumenta con el tiempo

Cada mes que transcurra en esta situación será mucho peor, ya que crecerá la deuda, y las penalizaciones. Es muy seguro que no puedas recibir un préstamo en el futuro inmediato de ninguna entidad bancaria ya sea pública o privada. Dejar de pagar tu tarjeta puede llegar a dañar tu historial de crédito por un buen tiempo. A partir de este punto, aumentarán las llamadas telefónicas, las cartas notariales, las demandas y toda clase de acciones legales para poder conseguir recuperar su dinero prestado, incluso podrían enviar a cobradores de morosos, una figura nada recomendada. Además, si usted fallece, sus deudas pueden ser heredables en el sentido de que se descontarán en el patrimonio que deje como herencia.

Para evitar este tipo de malos ratos, asegúrate de saber todo sobre la deuda de tu tarjeta, como por ejemplo el monto de tu deuda, capital e intereses, tasa de interés anual, anualidad de tu tarjeta, comisiones y servicios incluidos que te están cobrando, fechas de corte y pago.

Si te das cuenta de que no puedes continuar pagando tú tarjeta de crédito, debes dirigirte a tu entidad bancaria de inmediato, (siempre antes del vencimiento del pago del crédito) para negociar las fechas y la cuantía de pago, tienes que mostrarte como una persona que quiere cumplir con sus compromisos y deudas. En la mayoría de los casos, los bancos te presentan opciones de pagos que te pueden ayudar a solventar tus deudas, limítate a gastar solo en lo necesario para que puedas ahorrar y cumplir con tus pagos, e intentar dar solución a su situación. Evidentemente, deberás dejar de usarla inmediatamente para que su deuda no siga aumentando.

Desconfianza de los bancos

Si dejas de pagar tu tarjeta de crédito, la afectación al historial de crédito es inevitable y es probable que no puedas volver a ser apto para solicitar un crédito en varios años (dependiendo del monto de la deuda y la gravedad del caso). También limitará tu capacidad para contar con recursos en caso de una emergencia, para emprender un negocio, para comprar un auto o una casa, o simplemente para contratar servicios. Hay que tener en cuenta que cada día más empresas revisan el historial crediticio de sus candidatos para verificar si son personas de fiar, es decir, si están contratando a gente honrada, honorable y que cumple sus compromisos.

Planea tus gastos con cabeza

Para que no volver a caer en esta situación, deberías crear un plan antes de solicitar un crédito, donde puedas revisar tus gastos mensuales, reducirlos e intentar ahorrar dinero. Para ello, podrías dividir todos sus gastos en categorías de necesario y no necesario, y eliminar estos últimos. Por otro lado y si sigues observando que tu situación financiera no va a llegar a ser lo abundante y holgada que te gustaría, quizás deberías plantearte dar de baja a tus tarjetas de crédito, evitando así endeudarte más de lo que pudieras llegar pagar, esto es posible siempre y cuando hayas cancelado toda la deuda, pero es lo más recomendable que puedes hacer, si no estás capacitado para mantener tus pagos a flote de forma puntual y responsable. Esta acción debes realizarla directamente en la entidad bancaria, la cual tras verificar que todo está al día y que no hay saldos negativos asociados a tu nombre, procederá a finalizar el contrato un día después de haber oficializado el trámite.

Hoy en día, existen empresas que se dedican exclusivamente a asesorar a las personas que, tienen problemas de deudas. El objetivo de estas empresas es ayudar a sus clientes a manejar la negociación con los bancos, a establecer un plan de pagos realista (que deberán cumplir cabalmente) y a reparar su historial de crédito.

Algunos de los servicios ofrecidos por este tipo de empresas son:

  • Manejo de las llamadas de cobros
  • Negociación con los bancos y/o tiendas departamentales para reducir hasta 70% el monto de la deuda original y con un plan de pagos realista
  • Asesoría de un Ejecutivo de negocios que te ayudará a establecer un plan para volver a ser una persona que cumpla con los requisitos necesarios para obtener un crédito

Toda persona debe estar consciente de que asume un compromiso serio al momento de pedirle un préstamo a un banco. Como regla general debes intentar no superar el límite de tu tarjeta de crédito. Las tarjetas de crédito ofrecen grandes ventajas, pero también su uso imprudente genera desventajas que son importantes conocer. Es importante tener siempre el control en el manejo de las finanzas.

¿Dejar de pagar la tarjeta de crédito?

Por nada del mundo dejes de pagar tu tarjeta de crédito, ya que básicamente te verás envuelto en muchos problemas que te puedan causar un nivel de estrés tan grande que pueda afectar a tu salud. La idea de esto es que sepas a ciencia cierta cómo gastas tu dinero para que puedas tomar los correctivos pertinentes, que te permitan optimizar tus finanzas. Esto evitará que seas contactado en algún momento por el despacho de cobranza de tu banco a causa de tu impuntualidad y morosidad con tus pagos, ya que después de cierto tiempo los bancos empiezan a tomar medidas drásticas para que cumplas con tu deuda. Dejar de pagar implica que no eres capaz de cumplir tus compromisos y que tal vez no eres responsable en otros aspectos de tu vida. Faltar a tus promesas perjudica tu relación con los demás y no te permitirá alcanzar tus objetivos en la vida, los cuales se logran con valores cómo la constancia, responsabilidad y compromiso.

 

Que pasaría si recomienda consultar con profesionales antes de creer a pies juntillas nuestros artículos. Todos los artículos han sido recopilados en internet y se ha tratado de contrastar la información en la medida de lo posible. Que pasaría si se exime de toda culpa por malos usos de los artículos en la web.
¿Qué pasaría si...? Puntuado con 4.2 / 5 basado en 5 reseñas. | Escribe una reseña